sábado, 9 de mayo de 2020

Reseña nº 64: La rebelión de la reina.

mayo 09, 2020 8 Comments


Cuando llega su solsticio de verano número diecisiete, Brienna desea solo dos cosas: dominar su pasión y ser elegida por un mecenas.

Haber crecido en el reino sureño de Valenia, en la reconocida Casa Magnalia, debería haberla preparado para ello. Mientras que algunos nacen con talento para una de las cinco pasiones —arte, música, teatro, astucia y conocimiento—, a Brienna le resultó difícil encontrar la suya hasta que eligió el conocimiento. Sin embargo, a pesar de toda su preparación, el mayor miedo de Brienna se hace realidad: queda sin un mecenas.

Meses después, su vida da un giro inesperado cuando un lord caído en desgracia le ofrece su mecenazgo. Si bien sospecha de sus intenciones, acepta de mala gana. Pero hay mucho más en la historia del hombre, ya que forma parte de un plan peligroso para derrocar al rey de Maevana —el reino enemigo de Valenia— y restablecer a la reina legítima en el trono norteño junto a su magia. Hay otras personas involucradas en esta misión, algunas más cercanas a Brienna de lo que ella espera.

Con la guerra en gestación, Brienna debe elegir a qué bando será leal: pasión o sangre. Porque una reina está destinada a regresar y a liderar la batalla para reclamar el trono. ¿Quién será esa reina?

Autora: Rebecca Ross
Editorial: PUCK
Precio: 15€
Número de páginas: 416



Hola a todas y a todos, ¿qué tal estáis?

Hoy os traigo una novela publicada por PUCK de la autora Rebecca Ross.
Llevaba mucho tiempo viendo este libro por redes sociales y, tras indagar un poco sobre él y ver las buenas críticas que cosechaba pensé que me podía gustar. Por lo cual, “La rebelión de la reina” se convirtió mi primer auto regalo de Navidad.

Cuando comencé a leer los primeros capítulos pensaba “pues, no es para tanto”, “está bien, pero es un libro de fantasía sin más”, viniéndome un poco abajo, pero no sabéis lo equivocada que estaba, pues a medida que me adentraba en la historia, cada vez me atrapaba más y más, como quien cae dentro de una tela de araña y no es capaz de escapar de ella.

Brienna vive junto a su abuelo hasta que un día él decide llevarla a la Casa Magnalia para que se ocupen de su educación y la protejan, a pesar de que tras esta decisión perderá la única compañía que tiene y se verá lejos de su querida nieta. En este lugar, comenzará su formación durante los próximos siete años hasta llegar a convertirse en una pasionaria en su solsticio de verano número diecisiete.

En un primer momento, la Viuda, que es quién regenta esta especie de escuela privada y se ocupa de las chicas y chicos que allí se hospedan, no quiere acoger a Brienna, pues ya tiene a las cinco alumnas que vivirán junto a ella y sus maestros en los próximos años. Su abuelo, desesperado, le cuenta un secreto a esta mujer, secreto que Brienna desconoce y que cambiaría su vida completamente, el cual será la razón para poder quedarse allí.

En un principio, esta chica no se decanta por ninguna pasión, y va saltando de una a otra año tras año, hasta que encuentra su lugar en la pasión del conocimiento. A pesar de que la formación es de siete años en cada una de estas “ramas o materias”, ella solo dedica tres, lo que conlleva que se tenga que esforzar más que nadie, teniendo que estudiar mientras sus compañeras salen a jugar o descansar.

Esto hace llamar la atención del Amo Cartier, quien es una especie de profesor y con quien Brienna entabla una estrecha relación, pues durante sus últimos años de formación, se ven obligados a compartir su tiempo día tras día, en los que Cartier tratará de enseñarle todo lo que sabe sobre historia, medicina y otras ramas del conocimiento.

Otra peculiaridad de esta chica es su doble ciudadanía, y a pesar de que ha pasado toda su vida en Valenia, siente a Maevana muy en su interior. Mientras que en este primer reino viven en armonía, en Maevana está en el poder el Rey Lennon, un usurpador al trono, pues el “Estatuto de la reina” establece que solo una mujer podrá reinar en ese territorio.

Lennon es consciente de esto y ejerce su poder con mano dura, y no duda en terminar con la vida de cualquier persona que suponga una amenaza para sus fines.

Además, cuenta con cierta ventaja, ya que esta ley suprema hace años que está perdida, junto a la “Gema del anochecer”, que otorgaba magia a la Reina de Maevana. Era tal el poder de esta gema, que nadie se atrevía a enfrentarse a este Reino, lo que hacía que vivieran todos sus ciudadanos en paz.

A medida que se acerca el solsticio de verano, el temor de Brienna aumenta más y más. Si conseguía convertirse en pasionaria, le esperaría un futuro prometedor. Conseguirá una preciada capa que dará fe de sus conocimientos y le proporcionará cierto prestigio, además se marcharía con un mecenas, quien se ocuparía de ella y le proporcionaría un trabajo donde aplicar todo lo que había aprendido durante esos siete años en Casa Magnalia. Pero, por el contrario, si fallaba en esta última prueba, no sería más que una repudiada.

Esta chica no las tiene todas consigo, pues “como va a conseguir convertirse en pasionaria, si solo ha dedicado tres años a la rama del conocimiento, mientras que sus compañeras habían invertido todo su tiempo únicamente en una pasión”.  Así, los temores de Brienna terminan por convertirse en una realidad, y tiene que ver partir a todas sus compañeras mientras que a ella le espera un futuro muy diferente al que esperaba en un principio.

Tras pasar el verano afinando sus conocimientos, Brienna le confiesa a la Viuda que está empezando a experimentar una serie de alucinaciones que la relacionan de alguna manera con un antepasado suyo. Pero nuestra protagonista no sabe que estas visiones pueden cambiar el devenir del reino de Magnalia, pues tendrá la llave para derrocar al Rey Lennon.

Como ya adelanté en un principio, es una novela que me ha fascinado. Sí es verdad que tiene ciertos altibajos, pero siempre consigue recuperar el ritmo para eclosionar en un final que, si no es tan sorprendente, sí es lo esperado por el lector.

Es una historia que tiene de todo, aventuras, política, estrategia, magia… y unido esto a la prosa mágica de Rebecca Ross, hacen de ella una novela imprescindible para los y las amantes de la literatura fantástica.

Me ha gustado mucho el entramado político que construye la autora, así como las diferencias y peculiaridades de los habitantes de cada reino. También la ambientación me ha encantado, y es que es uno de los puntos clave en esta historia.